qué son los ods

 En un mundo cada vez más interconectado y global no es posible que cada nación actúe de forma aislada o asuma compromisos estancos que puedan colisionar con objetivos comunes que serán los que nos ayuden a avanzar hacia la equidad y la sostenibilidad planetaria.

Y por eso en 2015 se crearon los Objetivos de Desarrollo Sostenible que conforman la Agenda universal que deberá regir nuestros esfuerzos y compromisos a escala mundial durante los próximos 15 años, hasta 2030.

Agrupados en 17 grandes retos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible constituyen una especie de KPI para el planeta, complejos y abultados, que deberemos saber organizar y dar a conocer si queremos lograr los fines para los que han sido creados: erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar el desarrollo y la prosperidad.

Un gran desafío a tenor de las dificultades que los gobiernos están encontrando para incorporarlos a sus agendas políticas, sociales y económicas; y un enorme riesgo si, como vaticinan algunos, estos quedan reducidos a un conjunto de buenas intenciones sin recorrido, ni aplicación.

Para analizar con mayor exhaustividad y rigor qué son los ODS y qué consecuencias -positivas- prevén sobre el planeta, responderemos a varias preguntas que nos ayudarán a situar el punto de partida y a reconocer sus bondades y dificultades.

 

QUÉ SON LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTNENIBLE– Qué son los ODS

– Cuál es la Agenda para los próximos 15 años

– A quiénes afectan e implican

– ¿Cuál es el reto que enfrentan?

– ¿Por qué necesitamos una Agenda que recoja los Objetivos del Planeta?

– De qué herramientas disponemos las organizaciones para su aplicación

 

¿Qué son los ODS? Algunos datos de interés

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son 17 grandes desafíos divididos en 169 metas específicas que fueron asumidos por 193 naciones con el fin de resolver los problemas sociales, económicos y ambientales que fatigan y aquejan al mundo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, al contrario que sus predecesores los Objetivos del Milenio, no se detienen únicamente en las consecuencias de un cierto comportamiento o decisión, sino que abordan las causas además de los posibles efectos. Y, por eso, los ODS sí que han incorporado el desarrollo sostenible como germen para la organización de la cooperación mundial y como principio en la toma de decisiones de gobiernos y agentes privados.

Estos acuerdos fueron reunidos, consensuados y adoptados en una Agenda común el 25 de septiembre de 2015 para iniciar su aplicación al año siguiente, en 2016. Pero sea por su complejidad o por la dificultad añadida y relacionada con una inexistente estrategia de comunicación, lo cierto es que aún continuamos tratando de explicar qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible y hacia dónde nos conduce la nueva agenda mundial, pese a las desigualdades y la falta de equidad que aún genera un modelo de desarrollo insostenible que requiere de políticas de integración y progreso.

Cuál es la Agenda para los próximos 15 años

Una manera de aproximarnos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible es la que propone Naciones Unidas y que agrupa los 17 ODS en 5 grandes capítulos, también conocidos como las 5P del desarrollo sostenible:

qué son los ODS

  1. En el apartado dedicado a Personas (People) se incluyen los seis primeros Objetivos que están directamente relacionados con las Personas y los Derechos Humanos, esos que permiten vivir en igualdad y que promueven la equidad y dignidad de todos los ciudadanos del mundo, sin excepción.
  2. Prosperidad (Prosperity). El progreso económico, social y tecnológico debe ser compatible y realizarse en consonancia con el respeto a la naturaleza. Y eso es lo que persiguen los ODS 7, 8, 9 y 10.
  3. El Planeta (Planet). Cinco de los diecisiete ODS se vinculan a la protección del planeta: la explotación y gestión sostenible de los recursos, la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático son las principales apuestas incluidas en los Objetivos 11, 12, 13, 14 y 15.
  4. Paz (Peace). La ausencia de violencia o la respuesta al terrorismo y a la búsqueda de sociedades pacíficas debe ser otra de nuestras metas. Y eso precisamente es lo que propone el ODS 16.
  5. Partnership o Alianzas. Y en último lugar un objetivo común y de carácter transversal al resto: el establecimiento de una red de lazos o alianzas que nos permitan avanzar en la consecución de los ODS con nuevos mecanismos no solo de gestión, sino también de comunicación de las iniciativas y de sus logros.

A quiénes implica la Agenda Mundial

 

No podemos pensar que una estrategia planetaria como la incluida en la Agenda de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible es solo tarea de los Gobiernos. Sería iluso y cortoplacista otorgar la responsabilidad de su aplicación y desarrollo a un único actor por mucha entidad que este tenga.

Solo una apuesta común y co-responsable podrá conducir al éxito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que dependerá de que los distintos agentes -públicos y privados-, es decir, gobiernos, empresas y sociedad civil, consigan incluirlos en sus agendas políticas y planes de acción como principios necesarios e incluso indispensables.

El desarrollo sostenible [sustainable development] es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Informe Nuestro Futuro Común, coordinado por la médica noruega Gro Harlem Brundtland, y presentado por la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y el Desarrollo de la de las Naciones Unidas en 1987

¿Cuál es entonces el reto?

Saber adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible como parte estratégica de las políticas globales, en el caso de los gobiernos y agentes públicos, y como guía en el proceso de transformación hacia un nuevo paradigma más responsable y sostenible, en el caso de las entidades privadas, entre ellas, las empresas.

En esa tarea, a la sociedad le corresponde asumir nuevos hábitos de consumo y emprender nuevas formas más solidarias y respetuosas de relacionarse entre personas y también con el planeta. 

Y al sector privado le concierne la labor de revertir actuaciones, en ocasiones excesivas, que han originado una explotación desmedida e insostenible de los recursos y que nos han situado en posiciones límite, generando desigualdades y brechas que es necesario reconducir y corregir.

¿Por qué necesitamos una Agenda que recoja los Objetivos del Planeta?

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), en el mundo se producen suficientes alimentos para dar de comer a toda la población, pero uno de cada nueve habitantes del planeta todavía pasa hambre, con 800 millones de personas que padecen hambre crónica.

Al mismo tiempo, la OMS lleva años advirtiendo de los perjuicios que el cambio climático está ejerciendo sobre la salud de las personas y del planeta: el continuado ascenso de las temperaturas, las cada vez más frecuentes olas de calor, los desastres naturales provocados por la alteración del clima, el ascenso del nivel del mar provocado por el calentamiento global o la escasez de agua son solo algunas de las consecuencias producidas por los vaivenes climáticos, en cuyo origen está la acción del hombre.

La desmedida explotación de los recursos naturales, el aumento sin límite de los niveles de emisiones contaminantes a la atmósfera o la desprotección y contaminación de nuestros mares y océanos son también algunos de los problemas que ha generado la  continuada y descontrolada explotación ejercida por el ser humano.

Por eso es necesario, imprescindible e incluso urgente transitar hacia un nuevo modelo de desarrollo que sitúe a la sostenibilidad en el centro de nuestra acción. Tenemos marcada la senda. El camino está definido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero necesitamos también la implicación de la sociedad civil para que los compromisos adquiridos prosperen y no sean solo un alegato más de buena voluntad.

¿Con qué herramientas contamos las organizaciones para su aplicación? Gestión orientada a resultados

Según datos ofrecidos por la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, España es el país con más entidades adheridas al Global Compact, una iniciativa internacional que promueve implementar 10 Principios universalmente aceptados para promover “la responsabilidad social empresarial (RSE) en las áreas de Derechos Humanos y Empresa, Normas Laborales, Medio Ambiente y Lucha contra la Corrupción en las actividades y la estrategia de negocio de las empresas”. Contamos con más de 2.600, de las que el 83% son empresas y el 17% restante organizaciones de distinta naturaleza (fundaciones, asociaciones, entidades educativas, etc.).

Al contrario que ocurriera en el proceso de implantación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en el que los gobiernos pilotaban su desarrollo, las organizaciones y empresas ahora sí tienen un papel activo y determinante en la consecución y éxito de los Objetivos de Desarrollo Sostenible porque, desde su creación, han sido consideradas actores activos y “parte de la solución” a los desafíos que tenemos por delante.

Ban ki Moon ods

Photo by Mark Garten

“El empresariado es un socio vital para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las empresas pueden contribuir a través de la actividad principal de su negocio, por lo que pedimos a las empresas de todo el mundo, que evalúen su impacto, establezcan metas ambiciosas y comuniquen de forma transparente sus resultados”. Esto decía Ban Ki Moon, secretario general de Naciones Unidas durante la aprobación de los ODS.

 

 

Y ese es el desafío al que se enfrentan pequeñas y grandes empresas y entidades: situar en el centro de su acción la sostenibilidad como referente y principio que impregna sus procesos y gestión.

Para facilitar esa tarea se creó SDG Compass, la guía para la acción empresarial en los ODS en la que se recogen 5 pasos para ayudar a las empresas a incluir en su estrategia los principios que rigen los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

qué son los odsLo primero es entender los ODS, con el fin de detectar oportunidades que estos pueden representar para la empresa en cuestión.

  1. Una vez entendidos, habrá que definir prioridades para poder enfocar los esfuerzos.
  2. Establecer objetivos es determinante para evaluar el impacto e impulsar una nueva estrategia, acorde a la Agenda global.
  3. Con unas metas claras, lo siguiente es integrar la sostenibilidad en la actividad principal del negocio.
  4. Para terminar reportando y comunicando los logros alcanzados en relación a los ODS.

Aunque esta guía fue diseñada como brújula para grandes empresas, también puede ser adaptada y utilizada por medianas y pequeñas organizaciones en su afán por mejorar su contribución a principios generales tan importantes como la mejora de la salud, el cuidado del planeta, el respeto a los derechos humanos o la erradicación de la pobreza, entre otros.

Conclusión

El modelo actual está caduco y obsoleto. Como sociedad civil y también como ciudadanos individuales tenemos la responsabilidad de asumir un rol activo que edifique desde la igualdad y la equidad.

Y por eso, porque es irremediable legar un futuro que sea confiable, necesitamos una Agenda, a nivel planetario, que guíe nuestros pasos y esa Agenda no es otra que los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Comunideas asume los ODS como parte de su compromiso con la sociedad y con el desarrollo de un mundo mejor para nuestros hijos. Colaboraremos con su conocimiento e implantación con aquello que mejor sabemos hacer: comunicar y generar alianzas y relaciones.

 

Maria Antonia de la Peña

Consultora at Comunideas España
Periodista enganchada a la comunicación ambiental.Experta en comunicación institucional y siempre alerta de las necesidades comunicativas que precisan las organizaciones.
Maria Antonia de la Peña

Latest posts by Maria Antonia de la Peña (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.